Guía de viaje

Si ya has decidido realizar tu visita a Consuegra, te contamos todo lo que necesitas para organizar tu escapada: ubicación, aparcamiento, monumentos… ¡Somos la guía de viaje definitiva! Si todavía no lo tienes claro sigue leyendo, seguro que te convencemos para viajar a Consuegra.

Viajar a Consuegra en coche:

Consuegra está ubicada en la intersección de las autovías A-4 (Madrid-Córdoba) y CM-42 (Toledo-Tomelloso).

  • Desde Madrid hay que seguir la A4 durante 120 km hasta la salida 119 (Madridejos – Consuegra) y tomar la CM400 hasta Consuegra (abrir en Google Maps).
  • Desde Toledo hay que tomar la CM-42 durante 64 km hasta las salidas 53 o 54.

En ambos casos, recomendamos entrar a Consuegra por la entrada este que desemboca en la Avenida Alcázar de San Juan, que atraviesa la localidad de extremo a extremo. Una vez ahí, tenemos dos posibilidades:

  • Para subir a los molinos, recorreremos la Avenida durante 1 km (3 min) hasta ver un cartel a nuestra izquierda que indica “Castillo y molinos”. El acceso al cerro calderico está prohibido a caravanas y autobuses (salvo vehículos autorizados), pero los turismos y motos pueden subir sin problema.
  • Para llegar al casco histórico debes girar a la derecha en la Calle Sertorio (la primera avenida que verás desde la Av. Alcázar de San Juan).

Viajar a Consuegra en autobús:

Puedes llegar a Consuegra con las líneas regulares de transporte público disponibles desde Toledo y Madrid. Asegúrate de comprobar los horarios de vuelta. A continuación encontrarás enlaces directos a las webs de las compañías que ofrecen viajes hasta Consuegra.

El autobús te dejará en la Estación de Autobuses de Consuegra, justo al lado de la Oficina de Turismo Municipal y en pleno centro. La única forma de llegar a los molinos es a pie, en un paseo de 20 minutos.

Aparcar gratis en tu visita a Consuegra

Aunque hay zonas donde está prohibido aparcar, el 100% de las plazas de aparcamiento disponibles son gratuitas. Existen amplias zonas habilitadas para dejar el coche con comodidad y muy cerca del centro y los monumentos, que facilitaran tu visita a Consuegra. Te recomendamos las mejores:

 

Para visitar el Castillo y los Molinos

Aparcar en el Cerro Calderico no suele ser complicado. El acceso en automóvil está permitido (al llegar verás dos señales de prohibido, pero tranquilo: si te fijas bien verás que sólo se aplican a autocares y caravanas). Hay tres zonas de aparcamiento: junto al Castillo, junto al Molino Rucio y junto al Gastromolino. Si estas zonas estan llenas, se puede dejar el coche en el aparcamiento inferior (amplia zona junto a la cantera) y subir a los molinos dando un paseo.

 

Para visitar el Casco Histórico

El casco es de origen romano-medieval y sus calles pueden ser un laberinto. Por ello, te recomendamos dejar el coche junto al río antes de empezar tu visita a Consuegra, muy cerca de todo y sin complicaciones para aparcar. Las mejores zonas son:

Estamos en una ciudad con una gran agenda de actividades. Consulta la guía de actividades de Consuegra Auténtica para descubrir todo lo que puedes hacer durante tu visita a Consuegra.

Viajar a Consuegra es adentrarse en una tierra de caballeros medievales y molinos de viento. Te acompañamos a descubrir sus monumentos.

Castillo de Consuegra
Una fortaleza del siglo X situada en lo alto del Cerro Calderico y rodeada de molinos de viento.
Molino Rucio - Turismo en Consuegra
TOP
Molino Rucio
El molino Rucio es el único molino de viento manchego que funciona (casi) todos los días del año.
Gastromolino
El primer gastrobar ubicado en un molino de viento nos ofrece una experiencia para chuparse los dedos.
Molinos de Viento
Doce gigantes construidos entre los siglos XVI y XIX coronan el cerro calderico. Cuatro de ellos conservan la maquinaria original.
Casco Histórico
De raíces romanas y espíritu manchego, las calles y plazas de la antigua Consabura ofrecen mil oportunidades de viajar al pasado.
Una casona del siglo XIX convertida en hotel rural.
La taberna del Tío Caraco es un restaurante de comida casera y trato familiar ubicado a las afueras de Consuegra.
Un taller alfarero del siglo XIX transformado en restaurante tradicional.
Productos de la tierra, cocina tradicional, pero en evolución y fusionada con otras culturas gastronómicas.
El Gastromolino es un espacio único en el mundo: el primer restaurante ubicado en el interior de un molino de viento.