abril 12, 2018

40 días después

Posted By : Enrique Jiménez/ 48 0

Hemos vivido días muy intensos desde que la borrasca Emma azotó Consuegra el pasado 1 de Marzo. Seguros, informes meteorológicos, ayudas públicas y, sobre todo, apoyo y colaboración por parte de las vecinas y vecinos de Consuegra.  Un mes después, los trabajos de reparación avanzan a buen ritmo: muchos de los molinos ya tienen aspas, el Rucio vuelve a funcionar y los molineros están construyendo el nuevo tejado del Gastromolino. Hoy, queremos detenernos y repasar estos 40 días que, para bien o para mal, se han convertido en historia de nuestro pueblo.

Las palabras que definen estas cinco semanas son trabajo y colaboración. La recuperación, que a priori pudiera parecer milagrosa, se debe al esfuerzo y al entendimiento por parte de todos los implicados. Consuegra se ha movido como un solo individuo el minuto cero en el que el Alcalde junto a varios concejales, se personaron pese al viento y la lluvia junto a los escombros del Gastromolino, hasta el pasado 5 de Abril en el que vimos girar de nuevo las aspas del Rucio.

El sábado 3 de Marzo los visitantes y curiosos podían acceder al cerro con normalidad.

El acceso al cerro por carretera (recordemos que las ocho toneladas de la caperuza del Caballero del Verde Gabán cayeron sobre el carreterín) fue restablecido por los trabajadores municipales el mismo día, y los la mayoría de molinos dañados se aseguraron en los días siguientes. El sábado 3 de Marzo los visitantes y curiosos podían acceder al cerro con normalidad, y el lunes 9 se restableció el tráfico de autobuses.

El día siguiente al desastre se personaron en Consuegra José Julián Gregorio, Delegado de Gobierno en Castilla-La Mancha, acompañado por miembros del Equipo de Gobierno Local (Partido Popular y Todos Nosotros) y Javier Nicolás, delegado en Toledo de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, acompañado por miembros de la Agrupación Socialista Municipal y Técnicos de Patrimonio que revisaron el estado de los molinos. En los días siguientes nos visitarían Vicente Tirado (Vicepresidente de las Cortes de CLM) y Emiliano García-Page (Presidente de Castilla.-La Mancha).

Una parte de la ayuda prometida se materializó el pasado 21 de Marzo a través de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Todos ellos coincidieron en que los molinos y el castillo de Consuegra constituían un icono de la región y que era necesario unir fuerzas para su pronta rehabilitación. La ayuda prometida se materializó el pasado 21 de Marzo a través de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. En estos momentos, el Ayuntamiento está ultimando los detalles de un amplio proyecto de rehabilitación que devolverá a los molinos de Consuegra el esplendor arrebatado por el viento.

Queremos destacar y agradecer públicamente la labor de todos los que durante estos cuarenta días, han ayudado a convertir la tragedia en incidente:

A los miembros del equipo de gobierno municipal (Partido Popular y Todos Nosotros), y especialmente a José Manuel Quijorna y Mariángeles Valle (Alcalde y Concejala de Turismo del Ayuntamiento de Consuegra) por asumir el reto de devolver la identidad a los molinos como un responsabilidad personal, tirando, tirando y tirando del carro hasta la extenuación.

A los representantes de la Agrupación Socialista, Carlos Gutiérrez y Alicia Moreno, por su colaboración, apoyo y ayuda.

A la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y al Gobierno de España.

A los técnicos y trabajadores de las oficinas de turismo de Consuegra.

A la Policía Municipal y Protección Civil.

A los trabajadores del Área Municipal de Servicios.

A los músicos, poetas, cantantes, vecinos, amigos, que se han ofrecido para ayudar.

A Juan Bautista, José Antonio y Javier, los molineros que evitaron que la techumbre Rucio siguiera el mismo camino que la el Gastromolino, que aseguraron el cerro después del desastre y que llevan 40 días trabajando sin descanso en la reconstrucción.

A todos, gracias de corazón.  

A título personal, la moraleja que obtenemos de esta experiencia es que durante la adversidad se conoce lo mejor de las personas. Esta adversidad nos ha enseñado que juntos somos mucho más fuertes, y que este espíritu de trabajo y superación puede llevar a Consuegra a cualquier lugar al que quiera ir.